Ourense 15/08/2018

EL CONCELLO HA PREFERIDO "AMONTONAR" DINERO

A CREAR EMPLEO CON EL GASTO PÚBLICO

  • "No gastar" para vender ahorro no es señal de una gestión municipal responsable.
  • Un remanente acumulado de 70 millones evidencia una escasa capacidad de ejecución presupuestaria.

Ourense, 15/08/2018.- El concello no es un banco ni cotiza en bolsa. Eso es lo que habría que recordarle al gobierno local a la vista de la eufórica y reciente presentación como "éxito" un remanente acumulado de 70 millones de euros una vez liquidadas las cuentas del ejercicio de 2017.

Omite la concejala de Facenda, Fernández Morenza, que ese "éxito" se debe en su mayor parte a tener la ciudad sin presupuesto durante los tres últimos años y, por tanto, sin inversiones municipales directas. También han contribuido a ello los bajos niveles de ejecución en algunas áreas presupuestarias. De hecho, como bien sabe el grupo de gobierno, el sistema de control de la aplicación de los superávits implantado en 2012 y recientemente flexibilizado, penalizaba a ayuntamientos que, como el de Ourense, mostraban una escasa capacidad de ejecución presupuestaria. Por ello, el "exitoso" remanente no hace más que acreditar una deficiente gestión.

Considera adelante>>Ourense que además del fracaso presupuestario se ha perdido la oportunidad de crear empleo y de dinamizar la economía de la ciudad a través del gasto público porque el gobierno local ha tomado la cómoda decisión de "amontonar dinero" aunque eso fuera en contra de los intereses generales de la ciudad.

Traspasar también la responsabilidad de la gestión presupuestaria de esos remanentes a los grupos de la oposición, como ha hecho la concejala de Facenda, Fernández Morenza y es costumbre en Jesús Vázquez, no hace más que mostrar un gobierno local que acusa los efectos de la fatiga en el último año de mandato y que prefiere renunciar a dirigir el gobierno local.

No debe olvidarse que las modificaciones presupuestarias de generación y de transferencia de crédito pueden aprobarse por decreto del alcalde. Y aunque los suplementos de crédito y los créditos extraordinarios exigen la aprobación plenaria, no puede el gobierno local, como ha hecho en anteriores ocasiones, pretender que el Pleno convalide simultáneamente gastos realizados sin disponer de crédito presupuestario, principal escollo para obtener el apoyo del resto del plenario.

Cabe recordar que el volumen de gastos realizados sin disponer de crédito presupuestario (Cuenta 413: Acreedores por operaciones pendientes de aplicar al presupuesto) con el actual gobierno local se multiplicó por dos en su primer año de mandato, pasando de 2.980.342,16 euros a 31.12.2015 a 6.100.389,13 euros a finales de 2016. Se desconoce el importe correspondiente a 31.12.2017 ya que dicho dato consta como no facilitado en el sitio web del Ministerio de Hacienda que recoge este indicador ni tampoco está accesible en la web municipal ni se ha desglosado en la reciente presentación de la Liquidación de dicho ejercicio.

Por tanto, el gobierno local debe ser claro y transparente con los ourensanos, afrontar su deber de gestión del gasto público en función de las necesidades e intereses de la ciudad y diseñar un plan de inversiones urgentes que tenga como objeto:

  • Aumentar las aportaciones municipales a los planes de rehabilitación residencial extendiendo esta actuación a nuevos barrios de la ciudad.
  • Crear nuevas infraestructuras dotacionales (parques y jardines, recintos deportivos, ...) en barrios de la ciudad.
  • Acometer un plan de reforma y de mejora integral de las vías públicas municipales y del mobiliario urbano.
  • Finaliza la ejecución del Plan de Inversiones 2016_2017 aprobado por el Pleno.

A lo anterior hay que añadir la necesidad de reducir los alarmantes plazos de demora en pagos a proveedores y se especialmente escrupuloso en el gasto social.